Datos curiosos sobre Oscar Wilde

Oscar Wilde se caracterizó por ser un hombre carismático, ingenioso y extravagante. Si algo caracterizaba bien al carácter de Wilde era su amor al arte. Considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío.

Se puede decir que Oscar Wilde fue un niño mimado en su infancia. A pesar de que no era muy bueno en el colegio y con ciertas asignaturas, le gustaba todo lo relacionado con el latín, el griego, los viejos mitos.

Cuando era joven, se enamoró de una chica llamada Florence Balcome, e incluso llegaron a ser novios un tiempo, posteriormente esta chica se convertiría en la esposa de Bram Stoker, autor de la inmortal obra Drácula.

El primer lugar al que viajó cuando se graduó en Oxford fue Grecia, pues siempre se sintió atraído por los clásicos grecolatinos; sabía latín e incluso obtuvo la Medalla de oro Berkeley por su trabajo sobre los poetas griegos.

A lo largo de toda su vida, Oscar Wilde sólo publicó una novela, “El retrato de Dorian Gray”. Sin embargo, publicó muchísimos relatos cortos, poemas y cuentos, obras con las que alcanzaría su éxito.

Oscar_Wilde_(1854-1900)_in_New_York,_1882__Picture_by_Napoleon_Sarony_(1821-1896)_3bis

Wilde alcanzó una fama increíble, todos aplaudían sus relatos, era rico y vivía de forma acomodada. Pronto se empezó a acomodar demasiado, se hizo un gran fumador, bebedor y algo orondo. Sus manos estaban llenas de anillos y vivía entre fama y rumores sobre su vida al mismo tiempo. Se concedía muchos caprichos y siempre mantenía esa visión artística de ver el mundo, con la belleza ante todo.

Oscar Wilde tenía una forma de vestir particular, su manera de vestir era como un dandy: zapatos de charol, traje de terciopelo, medias de seda, sedosa melena hasta los hombros y sus seductores ojos azules.

Cuando estaba en lo más alto de su carrera, fue acusado de ser sodomita, poniéndose así todo el mundo en su contra. Pasó de la fama a la desgracia, todo el mundo se abalanzó contra él y aprovecharon para denunciar todos sus excesos.

Acabó sus días en el humilde Hôtel d’Alsace, donde pronunció sus últimas palabras: “O se va ese papel tapiz, o me voy yo”.

wilde

Famoso por sus aforismos

Oscar Wilde era muy popular por sus famosos aforismos, que tenían  un toque de moralidad pero mucha crítica social:

  • El egoísmo no consiste en vivir como uno quiere sino en exigir que los otros vivan como queremos nosotros.
  • Hoy en día, la gente conoce el precio de todo y el valor de nada.
  • Sí: soy un soñador. Pues soñador es quien sólo halla su camino a la luz de la luna, y su castigo consiste en ver amanecer antes que el resto del mundo.
  • El arte no debería jamás intentar hacerse popular. Es el público quien debería intentar hacerse artístico. La diferencia es enorme.
  • Me gustan los hombres con futuro y las mujeres con pasado.
  • Hay tres clases de déspotas: el que tiraniza el cuerpo, el que tiraniza el alma y el que tiraniza a la vez los cuerpos y las almas. Al primero se le llama príncipe, al segundo se le denomina papa y al tercero se le denomina pueblo.
  • La tragedia de la vejez no consiste en ser viejo, sino en haber sido joven.

wpadmin